“A Rapa Das Bestas”

  • Galicia y Galicia
  • Tradicional
  • Julio

 “A Rapa Das Bestas” es una tradición secular que se celebra en la parroquia de Sabucedo, en Pontevedra, el primer fin de semana de julio.  Momento especial del año en el que reúnen cientos de caballos salvajes que pastan por los montes de la zona para cortarles las crines y marcar a los más jóvenes.

Este año tendrá lugar del 7 al 10 de julio de 2017.

En otros lugares de Galicia, estas celebraciones, típicas de primavera y principios de verano, se las conoce como “curros“, nombre que se le da al corral circular donde tiene lugar el espectáculo, en el que los “aloitadores” tendrán que enfrentarse a los animales hasta conseguir sujetarlos. La “Rapa das Bestas” de Sabucedo es la más conocida y es la única de este tipo que ha sido declarada de interés turístico internacional. Su principal característica es que los “aloitadores” no utilizan cuerdas, palos, ni ningún tipo de artilugio para reducir al animal. Tan sólo su destreza y su cuerpo.

 

Cómo se celebra “A Rapa Das Bestas”

El viernes muy temprano, después de la celebración de una misa para pedir protección a San Lorenzo, patrón de la localidad, los aloitadores, seguidos por todo aquel que quiera participar,  se dirigen al monte. Una vez allí se dividen en varios grupos para ir en búsqueda de las “bestas”, acercarse a ellas y poco a poco, ir  acorralando a la manada para después conducirlas al lugar en el que permanecerán todas hasta el momento de bajarlas al pueblo. En este lugar marcan y cortan las crines de los potrillos.

Pasa el cursor sobre la imagen para ver el álbum de fotos

Rapa Das Bestas 2015

Después de reponer fuerzas y una vez que todos los grupos han dado fin a la búsqueda de equinos, comienza la “Bajada”.  Pero este día las “bestas” no se bajan hasta el pueblo, permanecerán cercadas en unos pastos junto a sus potrillos.

El sábado la “Rapa Das Bestas” continúa. Mucha más gente se acerca a Sabucedo para acompañar a los caballos durante la última parte de la Bajada. Los animales permanecerán aquí tres días, durante los cuales los aloitadores, cuerpo a cuerpo, se enfrentarán a ellos para cortarles las crines y marcarlos. Pero antes, los aloitadores más jovencitos, ayudados por los más veteranos, tendrán que agarrar a los potrillos y sacarlos del curro para que no sufran daño alguno. Simbólicamente a través de este rito, la niñez daba paso a la juventud. (Manuel Cabada)

Tras estos días, las “bestas” volverán a trotar libres por el monte.

 

Origen de esta fiesta

No se sabe cuándo se origina esta tradición, pero sí tenemos testimonios que confirman su existencia allá por el 1567, después de que la comarca sufriera la peste bubónica. Eso sí, como celebración festiva, todo indica que fue a principios del siglo XVIII cuando aparece “A Rapa Das Bestas” como la conocemos hoy: bajada de las bestas, marcado de potros y rapa.

Cuenta una leyenda que, debido a la peste bubónica que estaba acabando con los habitantes de la localidad, dos hermanas hicieron la promesa de regalar dos caballos a San Lorenzo si éste las protegía del contagio. Así que, cuando remitió la peste donaron dos yeguas a la iglesia. Las dejaron en libertad por el monte y  fueron multiplicando, por lo que surgió la necesidad de marcarlas y, de paso, como tratamiento antiparasitario, cortar sus crines.

Hay varias zonas de acampada libre durante la celebración de la “Rapa Das Bestas” y un gran número de puestos de comida en los que degustar carnes a la parrilla o el típico pulpo a la gallega. Además, folklore y grupos de música en directo animan estas noches de fiesta.

*Interés turístico internacional.

 

Participa con nosotros.

+ Info

  • Ourense